28 de octubre de 2020

Suicidios en Argentina, provincia por provincia: 8 de cada 10 víctimas son hombres

En 2018 se registraron 3.322 suicidios en todo el país y el 81% corresponde al sexo masculino, según los datos de la Dirección de Estadísticas e información en Salud (DEIS), perteneciente al Ministerio de Salud de la Nación.

Para la prevención del suicidio: Línea 135 – Centro de Asistencia al Suicida. Al final de la nota encontrarás un mapa de los hospitales con servicio de salud mental.

En relación con las estadísticas obtenidas en la DEIS, durante el 2018 se registraron un total de 336.823 defunciones en todo el país, de las cuales 19.472 fueron atribuidas a causas externas, grupo que comprende a los suicidios y representa el 6% del total de muertes. Las defunciones por causas externas según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son fallecimientos que comprenden dos tipos de lesiones según su intencionalidad: las no intencionales y las intencionales.

Dentro de las causas externas con carácter intencional, en donde interviene la violencia y se llega a la muerte a través de lesiones autoinfligidas, se ubica el suicidio con 3.322 defunciones en todo el país durante 2018.

Con el 17% el suicidio es la tercera causa de muerte en el país dentro de esta categoría y es definido como el acto deliberado de quitarse la vida según la OMS.

En primer lugar están los eventos con intención no determinada, con secuelas inclusive (4.302 muertes) mientras que los accidentes de tráfico en vehículo automotor (4.097 muertes) ocupan el segundo lugar. Estas tres causas concentran más de la mitad de los fallecimientos por causas externas llegando al 60% del total.

El 40% restante corresponde a accidentes no especificados, traumatismos accidentales, agresiones, complicaciones de la atención médica y quirúrgica.

Dentro de los 3.322 suicidios, 2.698 corresponden  al sexo masculino y 615 al sexo femenino.

«Es difícil que el hombre reconozca que tiene un problema y por su propia voluntad recurra y pida ayuda psicológica profesional a tiempo. En cambio, la mujer al sentirse angustiada, deprimida o en presencia de un problema, suele pedir ayuda y así evita llegar al suicidio», explica Romina Capellino, especialista en Psiquiatría, Magíster en Psiconeurofarmacología de la Universidad Favaloro.

Hay una clara tendencia en nuestro país que evidencia la considerable brecha que existe entre los suicidios anuales de hombres y mujeres independientemente de la provincia en la que vivan. De acuerdo a las estadísticas oficiales, entre 2014 y 2018 la tendencia se mantuvo.

 

El 80-20 es el promedio en los porcentajes entre 2014 y 2018 a nivel país. Si bien no se puede señalar un pico o mayor diferencia entre ambos sexos, durante el 2014 se registró el mayor porcentaje de suicidios en mujeres: un 21% rompiendo la barrera del 80% para los varones (79%). En los años restantes, el promedio varía entre 80-20 y 81-19.
«La depresión afecta más a la mujer que al hombre, pero el suicidio es más frecuente en los hombres porque mayormente utilizan métodos más certeros; en cambio, la mujer suele elegir métodos que no son letales por lo que el suicidio no se consuma», señala Capellino.

Los mapas evidencian las tasas de suicidio en el país cada 100 mil habitantes de cada sexo. En los hombres, las provincias que mayor tasa arrojan son: Neuquén (25), La Rioja (21), La Pampa (21), Chubut (20) y Tucumán (20) mientras que en las mujeres: Catamarca (8), La Pampa (6) y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (6).

Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires tienen una tasa de 13 en hombres y 2 en mujeres.
Capellino menciona que «los factores socio demográficos pueden inferir en el suicida: para el género masculino en consumar el suicidio y en los intentos para el género femenino. Lo mismo se aplica para divorciados/as, solteros/as o personas que viven en aislamiento social, además de los problemas laborales y el desempleo».
En Argentina, de acuerdo a las últimas cifras del Ministerio de salud, en 2018 hubo 7 suicidios cada 100 mil habitantes.

La situación en la Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires

Según las estadísticas obtenidas en la DEIS, entre 2014 y 2018 se registraron en la Provincia de Buenos Aires y Ciudad de Buenos Aires un total de 6.157 suicidios; 5.027, un 82%, pertenecen a hombres (Ciudad de Buenos Aires 126 y Buenos Aires 4.901) y 1.130, 18%, a mujeres (Ciudad de Buenos Aires 45 y Buenos Aires 1.085).


Dentro del total de los suicidios de hombres y mujeres, en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires entre 2014 y 2018, la Ciudad representa un 2% de los suicidios de hombres y un 4% de mujeres.

El suicidio en los jóvenes

Desde el Centro de Asistencia al Suicida (CAS) brindan orientación para los adolescentes, entre sus conceptos están: mirar la vida en perspectiva, elaborar un proyecto de vida, alejarse de los excesos y las adicciones, cuidar el círculo de amigos, no responder al acoso o a las agresiones y buscar ayuda.

Entre quienes se suicidaron en 2018, en la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires el primer lugar le corresponde a los jóvenes de 15 a 24 años con un 21% (210 hombres y 38 mujeres) mientras que aquellos entre 25 y 34 años ocupan el segundo lugar con un 20% (209 hombres y 32 mujeres).

Según la OMS, el suicidio es la segunda causa de muerte entre las personas de 10 a 34 años y la décima entre todos los grupos etarios.

Un tema de salud pública

«El suicidio es un importante problema de salud pública, es una de las principales causas de lesiones y muerte a nivel mundial. Aproximadamente 1 millón de personas se suicidan por año. Se estima que ocurre 1 suicidio cada 40 segundos» relata Capellino. «Es posible actuar preventivamente poniendo en marcha tratamientos adecuados sobre los trastornos mentales y seguimiento sobre las personas que lo han intentado para anticipar posibles recurrencias».

Señales de alerta

Según la especialista Capellino, los predictores clínicos más importantes de la conducta suicida son los antecedentes de intentos previos, trastornos del estado de ánimo y los trastornos por el uso de sustancias. Los predictores adicionales incluyen antecedentes familiares de conducta suicida, agresión impulsiva, insomnio, desesperanza, ansiedad; adversidad infantil (abuso sexual o físico y la pérdida de los padres en la infancia) y experiencias negativas en la vida.

Las señales de alerta más frecuentes que advierten sobre el suicidio, agrega Capellino, pueden ser: «hablar acerca del suicidio, con dichos como «me voy a suicidar» o «desearía no haber nacido»; aislarse de la sociedad, hacer actividades arriesgadas o autodestructivas como consumir drogas o manejar de manera negligente».

«Las personas que empiezan a consumir drogas rara vez inician pensando en suicidarse, generalmente las drogas, para esas personas, es algo placentero. Quizás cuando la dependencia de las sustancias se convierte en adicción, pueden aparecer los pensamientos suicidas al ver otro tipo de consecuencias, como pérdidas de personas a nivel emocional, pérdidas económicas y falta de paz», indica Sergio Acevedo desde su experiencia como operador en  Rock & Vida, organización no gubernamental sin fines de lucro, que trabaja hace más de 20 años en problemáticas sociales.

Los signos de advertencia no siempre son obvios y pueden variar según la persona.

El suicidio se puede prevenir

Los pensamientos suicidas pueden tener distintas causas. Con mayor frecuencia, los pensamientos suicidas pueden ser el resultado de sentimientos no afrontados cuando se presenta una situación angustiosa. Los suicidas creen que no hay esperanza y ven al suicidio como única salida.
«Cuando realizamos entrevistas de admisión preguntamos si la persona tuvo algún intento previo, ideas de lastimarse o de lastimar a otros. Esto apunta a verificar si la persona, además de contención grupal, necesita el acompañamiento de un profesional y un consiguiente turno dentro de la salud mental», explica Sergio Acevedo.
10 de septiembre • Día Mundial para la Prevención del Suicidio.
Capellino señala: «Es fundamental crear una red de apoyo para no aislarse y poder hablar y conectarse con ellos de todas formas, también buscar ayuda en grupos de autoayuda o religiosos. Sentirse conectado y contenido puede colaborar a sentirse a salvo».
De acuerdo a la información obtenida de Mayo Clinic, líder de la lista de honor de los mejores hospitales de Estados Unidos según la revista U.S News & World Report, los sentimientos suicidas son temporales, ya que el sentirse desesperanzado es algo circunstancial; los tratamientos ayudan a recuperar la perspectiva y así mejorar la vida.
Desde Mayo Clinic señalan que los suicidas experimentan falta de proyectos, metas o incentivos para desarrollarse en la vida y pueden aparejar dificultades para comer, dormir y trabajar. Los mismos suelen tener reiterados episodios de llanto y angustia con repentinos cambios de conducta. Mostrar interés, apoyar a la persona, respetar las diferentes expresiones de sentimientos y eliminar los prejuicios, son primordiales para prevenir el suicidio.

Para la prevención del suicidio

No minimice las señales de alerta, recurra siempre a un profesional. 
-Línea 135 (línea gratuita desde Capital y Gran Buenos Aires) o (011) 5275-1135 (desde todo el país) Centro de Asistencia al Suicida CAS. Atención telefónica todos los días de 08:00 AM a 02:00 PM. Consultar en la web los horarios pertinentes a cada provincia.
-Línea 136 Atención a personas en crisis.
A continuación, un mapa con los hospitales que cuentan con servicio de salud mental en la Ciudad  de Buenos Aires y Gran Buenos Aires, en base a los datos obtenidos de CAS.

 

 

Fuentes consultadas: DEIS – Organización Mundial de la SaludMinisterio de Salud de la NaciónArgentina.gob.ar (Salud mental y adicciones)Centro de Asistencia al SuicidaMayo ClinicINDEC – Dra. Romina Capellino, especialista en psiquiatría, Magíster en Psiconeurofarmacología de la Universidad Favaloro – Sergio Acevedo, operador en ONG Rock&Vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *