Certificado de discapacidad: la mayoría no lo tramita y prima el desconocimiento

Según datos públicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 6 de cada 10 discapacitados no cuentan con el certificado de discapacidad. Tampoco saben para qué sirve y como obtenerlo. Entre quienes lo tienen, más del 70% lo utiliza para viajar gratis en el transporte público.

certificado de discapacidad
La mayoría no hace el trámite del Certificado Único de Discapacidad.

El Certificado Único de Discapacidad (CUD) es un documento público válido en todo el país que permite ejercer los derechos y acceder a las prestaciones previstas en las leyes nacionales 22.431, de Sistema de protección integral de las personas discapacitadas, y 24.901, Sistema de prestaciones básicas en habilitación integral y rehabilitaciones a favor de las personas discapacidad.

La evaluación es realizada por una Junta Evaluadora interdisciplinaria que determina si corresponde la emisión del Certificado Único de Discapacidad. Su tramitación es voluntaria y gratuita.

Este certificado tiene distintos beneficios. En el caso de Salud, la cobertura del 100% en las prestaciones de rehabilitación que requiera en relación a lo que fue certificado como discapacidad. En el Transporte, los traslados gratuitos en el transporte público terrestre.

Estas personas también cuentan con Asignaciones familiares, como ayuda escolar anual por hijo con discapacidad, asignación familiar por hijo con discapacidad, asignación por cónyuge con discapacidad. También la exención de pago de peajes, impuestos (municipales, patentes, entre otros).

También existe el Símbolo Internacional de acceso como libre estacionamiento, en los lugares permitidos, independientemente del vehículo en el que te traslades.

Este certificado tiene diferente vigencias según lo determine la Junta Evaluadora interdisciplinaria. Las personas de 0 a 5 años, máximo 5 años, y las personas mayores de 5 años, máximo 10 años.

Mas allá de todo esto, dentro de las personas que sufren alguna discapacidad de CABA, solo el 40,5% tiene certificado de discapacidad. Dentro de los que lo tienen, predominan los varones con el 54,7%. De los que no lo tienen, predominan las mujeres con el 67%.

«El CUD es nacional. Depende la discapacidad te piden distintos documentos. Lo llevas a la oficina y te dan la fecha de un turno de una junta médica para hacer una evaluación. Te hacen unas preguntas y ahí te dan el certificado. Por las distintas discapacidades que se pueden subsanar se dan por menos tiempo» – comenta Clara Perciavalle, Licenciada en Psicología y que presenta una discapacidad motriz de uno de los miembros superiores.

De estas personas, el 22,5% no sabe cómo obtener el CUD o le resulta complicado. Por su parte, 20,6% no lo necesita, 12,1% no sabe de su existencia, 10,7% no lo quiere, 7,6% no sabe para qué le sirve, 3,1% lo evaluadora se lo denegó y 2,5% no lo renovó. Los demás motivos suman un 19% de los casos.

Clara dice que la gente no sabe sobre el CUD, el trámite es complicado, los mantiene la familia o simplemente no lo acepta. También agrega que puede ser por la estigmatización.

 

Del total de personas discapacitadas que tienen certificados, los que más lo utilizan es para obtener el pase libre del transporte público (70,8%). 56% lo utiliza para obtener cobertura integral de prestaciones y medicación. 21,4% para acceder a tarifa social de luz, agua, gas y/o ABL. 18,8% para obtener el pase libre en las autopistas de CABA. 18,6% para acceder a la exención de la patente. 18,2% para obtener el símbolo internacional de acceso para el automóvil. 14,1% para obtener elementos ortopédicos. 14% para obtener el permiso de libre tránsito y estacionamiento exclusivo frente al domicilio. 9,5% para acceder al régimen de asignaciones familiares de ANSES. 7,5% para obtener la AUH por discapacidad. 4,8% para inscribirse al Registro Único Laboral para Aspirantes con Discapacidad a Empleo Público de COPIDIS. 2,8% para obtener franquicias para la compra de automotores. Y el 6,2% lo utiliza por otro motivo.

Clara informa que el no tener el certificado genera un poco de desconfianza en el resto de la sociedad. «Algunos creen también que no tienen por qué tener beneficios por tener una discapacidad. Todos somos iguales», agrega.

 

También se puede destacar que de las personas mayores de 6 años con discapacidad, el 50,8% cuenta con cobertura médica del tipo “Obra social”. El resto se distribuye en un 15,2% en el sistema público, 11,1% cuenta con un plan de medicina prepaga de contratación voluntaria, 8,4% tiene prepaga o mutual vía obra social y el restante 14,6% tiene otro tipo de cobertura médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *