9 de diciembre de 2022

Cada vez hay menos actividades en los centros culturales de los barrios porteños

Los centros culturales barriales en la Ciudad de Buenos Aires ofrecen diversas alternativas accesibles al público y entretenimientos para todas las edades. Según la Dirección General de Estadística y Censos, sobre la base de datos del Ministerio de Cultura del 2010 al 2018, las actividades culturales tuvieron su mayor oferta en el 2016, cuando alcanzaron el total de 3487 actividades. Sin embargo, en los dos años siguientes, las acciones llevadas a cabo por estas instituciones cayeron bruscamente y alcanzaron el total de 2522 y 2417, respectivamente.

Es decir dejaron de organizarse 1000 actividades por año, aproximadamente. En 2018 estas acciones bajaron el 21% con respecto a 2015 y se realizaron un 30% menos con respecto al 2016, cuando se dio el pico de actividades.

Desde 2010 hasta 2018, uno de los movimientos que se destacó fue el teatro. En todo ese período, se mantuvo como líder indiscutido, con un promedio de 870 eventos ofrecidos por año. Pero, al igual que el número de las actividades generales, en 2017 y 2018 bajaron las propuestas teatrales.

Otro rubro importante son las acciones relacionadas a las culturas urbanas, que aumentaron su oferta desde el 2010 hasta el 2016. No obstante, al igual que en otras áreas artísticas, la oferta disminuyó en el último período. Curiosamente, sólo dos alternativas crecieron en este lapso: los megaeventos y la danza. En cuanto a esta última: en 2016 se organizaron 742 acciones de este tipo y, al año siguiente, el número bajó a 269.

 

Las exposiciones y muestras artísticas lideran las convocatorias en los centros culturales barriales 

De acuerdo a los datos arrojados por la Dirección General de Estadística y Censos, desde el 2010 hasta 2018, las exposiciones y muestras artísticas lideraron las convocatorias en la mayoría de los centros culturales de Capital Federal, con un total de 206.118 asistentes en el año 2018. En un segundo lugar, las actividades que atrajeron a las masas fueron los eventos teatrales con la suma de 135.289 espectadores, y completando el podio, las actividades abocadas a la cultura urbana alcanzaron a 81.449 almas.

 

En una entrevista con Cristina Lara, tallerista especialista en fileteado porteño, contó su experiencia recorriendo varios de los espacios mencionados como el Adán BuenosAyres (Parque Chacabuco), Julián Centeya (Boedo), Marcó del Pont (Flores) y Centro Cultural Homero Manzi (Pompeya).

Cristina trabaja desde hace 5 años en espacios culturales, pero en el plan cultural en barrios hace muchos años más. Con respecto a la motivación de los vecinos para acercarse al espacio, la artista afirmó: «La gente se inscribe; este año pusieron la inscripción online para los diferentes cursos gratuitos. Por lo general, a los eventos siempre va mucha gente y se la recibe de la mejor manera, para que sigan acercándose ya que la función de estos lugares es precisamente ofrecer un lugar cultural en el barrio».

Más allá de los distintos talleres brindados, el máximo de convocatoria llega en el momento de la exposición que se hace al final del año. «El Homero es un centro cultural que está ubicado dentro de un colegio y hay actividades que se realizan a partir de las 18, lo que es conocido como educación no formal. Es decir, a esa hora ya no hay clases de Primaria ni Secundaria pero se dictan más de 30 talleres. En todos los casos, se realizan cierres de los talleres con muestras abiertas a la comunidad y, por ejemplo, con mis alumnos hacemos muestras temáticas itinerantes todos los años», contó de manera orgullosa la experta en fileteado porteño.

Luego Cristina Lara explicó porqué las personas asisten a los centros culturales en la Ciudad y cuál es su objetivo como docente de varios talleres: «Por lo general, se acerca mucha gente del barrio. Hay de todo: gente que viene por entretenimiento y otros porque quieren emprender algún proyecto. En cuanto a mi taller, la idea es poder guiarlos, que aprendan a aplicar el fileteado en distintos objetos y materiales, mostrar lo que hacemos, divertirnos y sobre todo pasarla lo mejor posible».

Además, habló sobre la deserción en las actividades culturales de los últimos años, de acuerdo a su experiencia personal: «Desde que dicto los talleres, siempre va mucha gente. En los cursos sí pasa que al comenzar se anotan muchos, y hasta quedan en lista de espera, pero después de las vacaciones de invierno siempre van dejando, por distintos motivos. En mi caso, hay veces que me avisan que no les coinciden horarios por trabajo, por estudio, o gente que viene de otros países por un tiempo y se van. También tengo alumnos que siguen viniendo desde que comencé con el curso y todos los años hay gente que se suma».

Los espacios culturales siguen aportando un lugar a los ciudadanos para que puedan distenderse, aprender, conocer gente, generar lazos y hasta para proyectar a futuros emprendedores.

El Espacio Cultural Adán Buenos Ayres es el centro que más asistentes tuvo en la última década, y el que más miembros fue sumando. A pesar de que varios de los espacios culturales disminuyeron el número de sus actividades y la cantidad de participantes en las mismas, el espacio Adán BuenosAyres tuvo una gran remontada en el 2016 y supo mantenerse en la cima por varios años. En el 2018, el centro albergó a 264.611 ciudadanos, mientras que La Casona apareció en segundo lugar, con un total de 94.794 asistentes. El tercero elegido por los vecinos fue el espacio Julian Centeya, con una cantidad de 86.935 aficionados de las artes.

Los espacios culturales siguen aportando un lugar a los ciudadanos para que puedan distenderse, aprender, conocer gente, generar lazos ciudadanos y hasta para proyectar a futuros emprendedores. Mientras los docentes, talleristas, y coordinadores sigan apostando a los espacios públicos como herramienta de transformación social, estos van a seguir vivos, luchando por su supervivencia y la convocatoria persistente para sus actividades. 

Espacio Cultural Adán BuenosAyres 

Aquí se observa el incremento exponencial en la cantidad de asistentes en las actividades de Adán BuenosAyres en los últimos cinco años.







Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.