28 de octubre de 2020

Empleo público porteño: las mujeres tienen poco lugar en Seguridad y cargos superiores

Según los Datos Abiertos de la Ciudad de Buenos Aires, existe cierta igualdad en la cantidad de hombres y mujeres que forman parte del empleo público de la Ciudad. Por un lado, el género femenino es mayoría con un 58% mientras que el masculino alcanza el 42%. Sin embargo, si se analiza en profundidad, surgen importantes brechas a destacar.

Policía de la Ciudad de Buenos Aires.
Los hombres triplican a las mujeres en la Policía de la Ciudad.

 

En el siguiente Gráfico se puede observar la cantidad total de hombres y mujeres que se desempeñan en las distintas áreas públicas de trabajo.

En cambio, si se analizan las diferentes categorías laborales de los mismos, esa igualdad no se ve reflejada en varias de ellas. En las de Carrera de Administración Pública, Planta Transitoria, Locación de Obras y Servicios, y Régimen General se puede apreciar una equivalencia entre la cantidad de hombres y mujeres que trabajan en la Ciudad.

Pero como habíamos adelantado al principio, esta situación no se repite en todos los sectores: en el ámbito de la Seguridad existe una gran desigualdad.  El porcentaje de mujeres que se desempeña en la Policía y como Bombero Policía no alcanza siquiera el 30%. Es claramente un sector mayoritariamente ocupado por hombres.

Ante esta situación, Sofía Cejas, Asesora en Género, argumentó: “Somos minoría en áreas como fuerzas de seguridad, economía y otras ligadas a las ciencias duras. Esto también se relaciona con la falsa creencia de que las mujeres somos más ´sensibles y emocionales´ y los hombres más ´racionales´”.

En la siguiente visualización se puede observar la desigualdad que existe en los mencionados empleos.

También existe un desbalance a la hora de la ocupación de cargos jerárquicos. Este es el caso de la categoría Carrera Profesional Hospitalaria. En ella, a pesar de que las Mujeres son la mayoría con un 65 por ciento profesionales, el nivel de Dirección es ocupado mayoritariamente por la rama masculina en un 63 por ciento.

Otra área en la cual se ve una desigualdad considerable en contra del género femenino es en las Autoridades Superiores. “Las mujeres siempre están a partir de las terceras líneas en cuanto a la toma de decisiones. Es muy difícil que estén en las segundas y casi nula participación en las primeras líneas para todos los trabajos del Estado”, declaró Agustina Marante, Licenciada en Economía e integrante de la Comisión de Mujeres Profesionales en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

En ambas disciplinas se produce el llamado “techo de cristal”. Ésta es una barrera invisible que no permite el avance de la mujer en la estructura laboral y se da producto de la discriminación, y la reproducción de los estereotipos de género de cada labor.

Por otra parte, el género femenino tiene una presencia importante en el área de Docencia y Carrera de enfermería y Especialidades Técnico-Profesionales de la Salud: en ambas categorías, 7 de cada 10 empleados/as es una Mujer.

“Históricamente las mujeres ejercemos profesiones y oficios ligados al trabajo reproductivo, es decir, a las tareas domésticas. Por eso somos mayoría en las profesiones como docentes, enfermeras, maestras, servicio doméstico, etc. Ejercemos el rol de ‘cuidadoras’ en la sociedad. Es algo que hacemos dentro del hogar, y que se replica en la matriz productiva. Esto tiene que ver con estereotipos de géneros, y con prácticas que se nos inculca desde pequeñas cuando se nos regala juguetes como bebés, cocinitas, tablas de planchar, escobas (juguetes que no son más que prácticas sobre lo que la sociedad espera que hagamos de grandes)”, comentó Sofía Cejas.

Ley 4.376 para las personas LGTBI

Por otro lado, en los datos que brinda la Ciudad de Buenos sobre el empleo público sólo tiene en cuenta dos géneros: el masculino y el femenino. Pero a partir de este año, la diversidad de género tendrá una presencia más fuerte.

El 25 de Abril de 2020, la Justicia ordenó al Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires que en 30 días corridos dictara la reglamentación en los sectores del Poder Judicial de la Ley 4376 de Política Pública para el reconocimiento y ejercicio pleno de la ciudadanía de las personas LGTBI (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales e Intersexuales).

La ley fue aprobada en Noviembre de 2012, mismo año de la Ley Nacional de Identidad de Género. El artículo número 5 de la 4376 establece que el Estado de la Ciudad garantiza una política pública de “Trabajo Digno”.

Este fallo es de gran relevancia porque exhorta a los otros poderes al Jefe de Gobierno de la Ciudad, al presidente de la Legislatura de la Ciudad, a la presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad y a cada uno de los titulares de las tres ramas del Ministerio Público de la Ciudad a dictar reglamentaciones para el cumplimiento del cupo laboral LGTBI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *