18 de septiembre de 2021

Cada vez menos empresas contratan el servicio de internet para sus oficinas

El 2020 estuvo teñido por la pandemia del COVID-19, lo que trajo aparejado cambios de hábitos, problemas sociales y económicos en todo el mundo. Si bien las plataformas digitales se beneficiaron con la pandemia, ya que experimentaron una suba importante de visitas entre marzo y abril, muchas compañías debieron acomodar sus estructuras para adaptarlas a la nueva normalidad. Ante estas transformaciones, ¿cómo se vio afectado el acceso a internet en las empresas argentinas?

El teletrabajo tuvo que ser forzado en varias empresas en este contexto de pandemia, para que no haya confinamiento de empleados en las oficinas.
El teletrabajo tuvo que ser forzado en varias empresas en este contexto de pandemia, para que no haya confinamiento de empleados en las oficinas.

Según el último informe del INDEC, en el tercer trimestre de 2020 se registró en las empresas (123 compañías distribuidas en todo el territorio nacional) una caída de 10% del acceso a internet fijo, en comparación con el mismo trimestre del año pasado. En el tercer trimestre la caída fue del 14% interanual.

En cuanto a los accesos a internet móviles, en el segundo trimestre hubo una disminución de 3,6% respecto al año anterior y en el tercer trimestre hubo un aumento de apenas 0,5%.

Por otro lado, se observa que tanto CABA como la provincia de Buenos Aires tienen el mayor porcentaje de acceso a internet fijo. Luego, siguen Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Entre Ríos. Esto tiene sentido, ya que son los polos industriales y empresariales más importantes de la Argentina.

En el gráfico se aprecia que desde el comienzo del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) en marzo, el acceso a internet disminuyó y una vez que la cuarentena se prolongó, la curva tomó un rumbo creciente.

Si analizamos el acceso a internet fijo de las empresas, desde el 2019 viene disminuyendo de forma sostenida, llegando en el tercer trimestre del 2020 a una caída del 14%. Aunque se creía que la pandemia aumentaría el consumo y acceso a internet, el efecto fue el contrario.

El caso de Mercado Libre es uno de los más emblemáticos en materia de “nuevos hábitos”, porque tiene a más del 90% de su plantilla haciendo teletrabajo (posee un total de 13.000 empleados); un modo diferente al que estaba acostumbrado para sus operaciones antes de la irrupción del virus a nivel mundial. Previo a esto, los empleados estaban distribuidos en oficinas de toda Latinoamérica.

Mercado Libre, una de las empresas más importantes de Latinoamérica, puso “a disposición todos los recursos para que los empleados pudieran tener condiciones óptimas para trabajar durante el confinamiento”
Mercado Libre, una de las empresas más importantes de Latinoamérica, puso “a disposición todos los recursos para que los empleados pudieran tener condiciones óptimas para trabajar durante el confinamiento”

Mercado Libre, una de las empresas más importantes de Latinoamérica, puso “a disposición todos los recursos para que los empleados pudieran tener condiciones óptimas para trabajar durante el confinamiento”

El descenso de la cifra de las empresas que accedieron al servicio de internet fijo comenzó en 2019. Sobre esto Víctor Bravo, director de “Cuatro Medios”, medio periodístico digital que trata temas sobre Florencio Varela, Berazategui y Quilmes, cuenta los motivos por los cuales migró el trabajo de su equipo de la oficina a sus hogares en el 2019.

«Dejamos la redacción por un tema de costos operativos»

Victor Bravo, director del medio digital "Cuatro Medios".
Victor Bravo, director del medio digital «Cuatro Medios».

 

-¿Ustedes ya estaban trabajando desde sus casas o tras la aparición del COVID-19 comenzaron a producir contenidos de modo remoto?

-En 2018 armamos una redacción en Florencio Varela Centro. Ahí estuvimos un año. Esa ubicación nos permitía llegar rápido al lugar de los hechos para cubrir lo que sucedía. A principios de 2019 dejamos la redacción por un tema de costos operativos, como los de alquiler, de Internet, telefonía fija y energía eléctrica. De hecho, con la empresa de telefonía terminamos de hacer un acuerdo de pago para poder saldar la deuda. Por lo que todo el 2019 hicimos trabajo descentralizado, desde casa, con cobertura en el lugar, pero redacción en casa. Nos habituamos muy bien a esa modalidad durante ese año. En 2020, la idea era movernos a un lugar compartido como un coworking en Quilmes Centro, que nos permitiera un trabajo como el de la redacción, pero con bajo riesgo en cuanto a gastos fijos y costos operativos. Por la pandemia no pudimos concretarlo porque pudimos trabajar 20 días en el lugar y nos vimos obligados a reorganizarnos con trabajo de cobertura desde las casas.

-Ya que Cuatro Medios es un medio digital nativo y este año se caracterizó por la migración del trabajo de la gente, de las oficinas a sus casas, ¿Qué ventajas se imponen con este cambio de modalidad?

-Estamos proyectando un alto porcentaje de trabajo a distancia para el 2021, pensando en acondicionar algunos lugares hogareños para poder realizar distintas producciones. Aunque también en menor medida y para ocasiones excepcionales, planeamos retomar nuestro espacio en el Coworking, si el contexto lo permite.

Otra de las razones a la que se podría atribuir la caída es que la cantidad de desocupados dentro de la población económicamente activa en el segundo trimestre creció al 13%. A su vez, la actividad pasó de un 47,7% en 2019 al 38,4% en el segundo trimestre del 2020, datos que indicarían cómo afectó la pandemia no solo en la vida de las personas, sino también en los usos de internet en las empresas.

Ley de teletrabajo

Si bien el artículo 9° de la Ley 27.555 establece que “el empleador debe proporcionar el equipamiento -hardware y software-, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas, y asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas, o la compensación por la utilización de herramientas propias de la persona que trabaja”; los datos del INDEC postulan que los asalariados que utilizaron sus propias maquinarias/equipos para realizar su trabajo pasaron de 2,4% en el primer trimestre del 2020 al 15,5% en el segundo trimestre. Esto podría deberse a que la Ley entró en vigencia en septiembre de 2020.

En el artículo 10 se menciona que “la persona que trabaja bajo la modalidad del teletrabajo tendrá derecho a la compensación por los mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios que deba afrontar. Dicha compensación operará conforme las pautas que se establezcan en la negociación colectiva, y quedará exenta del pago del impuesto a las ganancias establecido en la ley 20.628 (t. o. 2019) y sus modificatorias».

Por otro lado, Oscar Romano, analista político, expusó sobre el el tema que desde la esfera privada surgieron algunas críticas a la ley por dos razones: “La primera, por un tema económico, porque dicen que no dan abasto, por los costos de mantener un espacio, el WIFI y algunas herramientas para el trabajador que trabaja remoto, no resiste el sustento de dinero. El segundo motivo es el contextual porque tenés una pandemia que cambió la vida cotidiana del mundo laboral y tuvieron muchos problemas con el dinero y cuesta mantener al personal. No son todos los sectores, algunos se acomodaron a esta ley, pero aparecieron estas quejas en diferentes rubros”.

¿Este punto de la ley podría hacer que el porcentaje perdido del acceso a internet en las empresas se traslade a los hogares? Por el momento no se observaron datos que lo indiquen, sin embargo habrá que hacer un seguimiento de los números durante el 2021 para validar si la Ley 27.555 es cumplida por los empleadores. Si bien la pandemia podría haber sido un impulsor del acceso a internet, en las empresas sucedió todo lo contrario y en el último trimestre del año cayó un 14% (internet fijo) en comparación al 2019. Por otro lado, la caída en las compañías no se trasladó en gran proporción a los hogares ya que aumentó el 2% el acceso a internet fijo y el acceso a internet móvil cayó un 4%.

La conexión a este servicio en las empresas ya venía en decrecimiento desde antes de estos sucesos. Entonces, en un mundo cada vez más globalizado y más conectado, se puede atribuir que la accesibilidad al ciberespacio no es ajeno a los problemas sociales y económicos del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *