Trata de personas: el principal motivo de denuncia fue la explotación sexual

Según los datos de la línea 145, durante estos años la “explotación sexual” tuvo la mayor cantidad de denuncias, seguida de la «explotación laboral», con el 20% y el 16% por “posible captación”.

El 50% de las denuncias sobre trata de personas fue por explotación sexual
El 50% de las denuncias sobre trata de personas fue por explotación sexual.

La trata de personas es el comercio ilegal de seres humanos con motivos de esclavitud reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados y extracción de órganos. En esta misma línea, el 145 contempla los diversos tipos que corresponden a este delito que viola los derechos humanos y atenta contra la libertad y dignidad de las víctimas. En cuanto a los fines de explotación sexual se lo considera un delito, a nivel internacional, de lesa humanidad y es tomado, según la OIT – Organización Internacional del Trabajo -, en su informe de “Aspectos económicos del Trabajo forzoso”, como el tercer negocio mundial que más dinero genera, luego del tráfico de armas y de drogas.

Ciudad de Buenos Aires y Tierra Del Fuego: centro de las denuncias de explotación sexual

Los datos arrojados por el 145 informan que, durante los años 2017, 2018 y 2019, Buenos Aires y CABA mantienen su número en alza en cuanto a las denuncias de explotación sexual. Sin embargo, al realizar la estimación de cada 100 mil habitantes mujeres y hombres, con la proyección del INDEC correspondiente a los años anteriormente mencionados, podemos afirmar que Ciudad de Buenos Aires y Tierra Del Fuego tuvieron mayor incidencia durante ese rango.

Frente a esto, la fundadora de Madres Víctimas de Trata, Margarita Meira, denunció: “Nadie ve que la Ciudad de Buenos Aires está como un jardín con los papelitos de trata, ¿nadie ve esto? Nosotros denunciamos estos delitos, sacamos esos papelitos y los llevamos a la justicia”, y añadió: “En Capital hay 1200 prostíbulos y en todo el país hay 30.000, contados por nosotros. Mediante un trabajo con camioneros y los colectivos, nos fueron pasando datos de donde están los prostíbulos”.

Margarita Meira: su lucha contra la trata de personas

Margarita Meira: su hija fue captada por una red de trata y luego fue asesinada.
Margarita Meira: su hija fue captada por una red de trata y luego fue asesinada.

“Mi lucha fue dura y muy triste”, comenzó diciendo Margarita Meira. Hace 29 años le arrebataron a su hija Susana Batker. Susy, como la llamaba su madre, fue captada por una red de trata, que luego la asesinó. Meira se convirtió en una luchadora incansable contra la trata de personas con fines de explotación sexual en nuestro país y fundó en 2015 la organización Madres Víctimas de Trata.

Susana, de 17 años, desapareció en 1991. Margarita comenzó su propia búsqueda mientras transitaba el embarazo de su último hijo. “Caminé muchísimo. Fui a la Presidencia; en ese entonces estaban Menem y Duhalde. No me recibieron. Me echaron. Me dijeron que vaya a mi casa a cuidar a mis otros hijos porque también podrían desaparecer”, manifestó.

A su vez, las respuestas de las personas que debían buscar a Susana nunca fueron las esperadas; “La asesora tutelar que me pusieron, Virginia Lourenco, me dijo: ‘Susy sabe lo que hace, tiene 17 años; nosotros no estamos para cuidarla”, denunció Meira.

Margarita hace 29 años salía a buscar a su hija en un mundo que desconocía: “Yo no tenía idea en qué país vivía, porque era una persona que trabajaba de modista. Tengo apenas la primaria; vivía allá, en la selva de Misiones. No sabía cómo funcionaba un país. Yo pensé que, porque era pobre y no podía pagar un abogado, me pasaban esas cosas”.

Meira, durante la desaparición de Susy, recurrió a la SIDE- Secretaría de Inteligencia del Estado-; “Cuando voy allá, estaba Stiuso, uno que le decían ‘El Lauchón’, de apellido Viale, y Raúl Martins. Me decían que la estaban buscando, que la iban a encontrar. Con el tiempo me enteré de que ellos la tenían en su prostíbulo, en Shampoo y Cocodrilo -dos de los boliches porteños más conocidos-; esto me lo dijo Lorena Martins, la misma hija de Raúl Martín”, explicó Margarita.

Al momento de la desaparición de Susy, lo primero que pensó su madre era que su hija estaba con un narco que la utilizaba para vender droga. “Yo no sabía lo que era la trata de personas; lo primero que pensé fue que se la había llevado él para vender droga, pero lo que menos me imaginé era trata”.

El hombre que secuestró a Susy tenía 43 años, se hacía pasar por su novio y la prostituía.

Que un hombre persuada a una mujer y finja ser su novio para ingresarla en una red de trata es una variable posible, pero no la única. La explotación sexual se da a través de distintos canales: secuestro en la vía pública; entrega de la víctima a través de un familiar o alguien de un entorno cercano que vende información y facilita el rapto; una promesa de trabajo; persuasión a través del consumo y venta de drogas son otras de las posibilidades.

Finalmente, el cuerpo de Susana Batker fue encontrado en un departamento de la Ciudad de Buenos Aires y la causa concluyó con la calificación penal de “muerte dudosa”. Ella estaba quemada, golpeada y también embarazada de 2 meses.

Margarita se enteró de la muerte de su hija por medio de un taxista amigo, que llevaba frecuentemente al asesino de su hija como pasajero. Al llegar a la Comisaría 5° de CABA los oficiales le preguntaron a los padres de Susy cómo se enteraron de lo ocurrido; “Yo les dije que me había avisado un vecino – no le iba a decir la verdad porque empecé a desconfiar- y me dicen ‘nosotros ya le mandamos el oficio a su casa y usted no vive en su domicilio’ ”, expresó Meira y denunció: “Eso fue toda la complicidad de la justicia para enterrar el cuerpo como NN y vaya saber qué iban a hacer con el cuerpo. Como lo hacen hoy en día: lo entierran como NN”.

De ahí en más, la familia comenzó a desconfiar de la Justicia. La nula responsabilidad para buscar a Susana y los dichos de los oficiales cuando hallaron su cuerpo fueron claves. Esto llevó al padre de Susy a estudiar abogacía para luchar él mismo contra la trata de personas con fines de explotación sexual. “Yo estaba muy feliz y le dije ‘¡por fin estamos del otro lado del mostrador y ahora vamos a investigar!’ ”, remarcó Margarita.

El Poder, involucrado

Los y las denunciantes de la línea 145 que han tenido información al momento de efectuar la denuncia denunciaron la “connivencia de las fuerzas de seguridad y el poder político” en los casos de trata de personas con fines de explotación sexual. De la misma forma, Margarita remarca el involucramiento de estos poderes: “Está denunciado, la policía custodia los prostíbulos, el Estado está detrás”, y sentenció: “La justicia no puede seguir así. Esta justicia es cómplice, es asesina y proxeneta. Yo espero que este gobierno saque a esta justicia, que los saquen a todos”.

A su vez, Meira relató lo qué le sucedió en una entrega de premios, cuando fue acompañada por una víctima que estuvo ochos años secuestrada en una red de trata: “Había un funcionario de primera línea después del Presidente sentado en un sillón con su guardaespaldas; ella -la víctima que la acompañaba- se saca el pañuelo de Madres, le da un beso y se lo da así, como ‘toma, esto es para vos’ ”, y continúa diciendo: “Ella no conoce a nadie, estuvo secuestrada, no sabe quién es el Presidente, nada; esto fue en el anterior gobierno. Le pregunté de dónde lo conocía y me dijo que era “el macho”, macho que hacía con ellas lo que quería, que se pasaba la noche consumiendo y violándolas”.

A propósito de ello, durante el 2019, Lorena Martins, hija del ex espía de la SIDE acusado de trata de personas y proxenetismo, Raúl Martins, afirmó a varios medios, entre ellos, Agencia Paco Urondo, que su padre lideraba una red de trata que hacía aportes a la campaña del expresidente Mauricio Macri a cambio de protección.

En carne propia

Las secuelas de las víctimas de trata son tanto físicas como psicológicas. Andrea, víctima de trata que fue obligada a prostituirse durante 17 años, manifestó: “Tengo secuelas. No sé si fui explotada durante 17 o 20 años. No puedo recordarlo. La prostitución arruina la memoria y los recuerdos”, y agregó:“Tenemos que anestesiarnos para no sentir, ¿Cómo se hace para soportar? La única manera es consumiendo droga. Consumí por 18 años cocaína, mucho alcohol y tomaba ocho pastillas psiquiátricas diferentes por día”.

El Portal de Datos Abiertos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos estipula que la mayoría de las víctimas son de género femenino.

 

Abolición o regulación

Por otro lado, dentro de los feminismos se debate sobre el trabajo sexual. La discusión plantea dos posturas: la abolición – sostiene que la prostitución no es un trabajo sino una de las formas de explotación hacia las mujeres- y la regulación- considera al trabajo sexual como un empleo que tiene que ser considerado como tal y, por consiguiente, regulado-.

Al respecto, Andrea dice: “Hablamos de igualdad y defendemos la legalización de la prostitución, ¿en qué mundo cabe?”, y agregó: “Si esto pasa, solo se defienden los derechos de los proxenetas y los puteros, no de las mujeres explotadas. Ahora piensan que si sos pobre podés decidir ser prostituta, que eso es digno; yo pienso que es una locura”.

Elena Moncada, otra ex víctima de trata, plantea al respecto de la decisión de ser trabajadora sexual: “Hay compañeras que ven el trabajo sexual como elección; yo les digo que para mí, no; eso es violencia”.

Existen mujeres que deciden trabajar en la prostitución, pero al querer abandonar la actividad terminan siendo víctimas de los proxenetas. Al respecto Andrea dice: ” Chicas que defienden el trabajo sexual autónomo me han llamado cuando han ido a un domicilio y fueron atacadas, violadas, drogadas, entre otras aberraciones. A las que defienden la prostitución como un trabajo, yo les pregunto: ‘¿vos le recomendarías a tu hija cuando crezca que trabaje de eso?’ ”.

La cuarentena y la explotación sexual

El PROTEX -Procuraduría de Trata y Explotación de Personas- realizó un informe sobre la cantidad de denuncias realizadas a la línea 145 durante el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO). El periodo tomado va desde el 19 de marzo al 19 de mayo. Durante esos meses la denuncia con más llamadas fue de “explotación sexual”, con un total de 75 llamados. La explotación sexual continúa siendo la denuncia más realizada en la línea 145.

Denunciá la trata: si sabés o dudás de alguna situación, llamá al 145. Es una línea gratuita anónima y nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *