PAMI: ¿Cuáles son los remedios más consumidos por los jubilados?

El 11 de marzo, tras el anuncio del presidente Alberto Fernández, PAMI incorporó 170 nuevos medicamentos a su Vademécum. Este es un listado de medicamentos esenciales y gratuitos para sus afiliados de mayores de 60 años, que no cuentan con prepaga.

 

Estas nuevas incorporaciones deberán ser prescriptas por los médicos de cabecera, con previo diagnóstico y los principios activos para dicho tratamiento. Además, seguirá vigente el tope de dos cajas o envases por mes.

 

En entrevista con el Dr. Marcelo Leyria, director de PAMI La Plata, explica que la selección de dichos medicamentos “son en base a recomendaciones de la Organización Mundial de la   Salud (OMS) y de la Confederación de Médicos de la Argentina, basados en los datos de los afiliados de PAMI”. A su vez, comenta que los medicamentos que no estén incluídos en el Nuevo Vademécum mantendrán su cobertura vigente que van desde el 50 al 100% del importe total del medicamento.
 

Los criterios que se toman para definir las coberturas se distinguen según la patología de los pacientes. La diferencia entre la patología grave y aguda está determinada por el tiempo de la enfermedad y los medicamentos para estas enfermedades poseen una cobertura del 50% al 60% y del 50% al 80%, respectivamente. “Se distinguen entre patologías agudas y crónicas. También se encuentran las discapacidades y los tratamientos especiales que son enfermedades oncológicas o de tratamientos complejos, como la hepatitis B y C. Estas últimas poseen el 100% de cobertura de todos los medicamentos”, agrega Leyria.

A este grupo se suman las personas afiliadas que por razones de vulnerabilidad social no pueden pagar sus medicamentos ambulatorios con descuento, por los que se PAMI les brinda un subsidio social que cubre el costo de los medicamentos al 100%.

Fuente: PAMI

Medicamentos más consumidos

Previo a la incorporación de estas 170 nuevas drogas al Vademécum, los medicamentos con cobertura del 100% no se encontraban dentro de los 50 más consumidos por los afiliados según PAMI. A partir de este cambio, se modificó la cobertura al 100% de más la mitad, aunque cabe resaltar, que dentro de dicho ranking, se encuentran variaciones de las mismas drogas, como ser, por distinta presentación o laboratorio.

Por otro lado, este ranking refleja que más del 80% de los medicamentos más consumidos son de venta libre pero que, si bien pueden acceder de manera informal, es necesario la consulta al médico para la realización de la receta que permita la cobertura al importe.

“Esto a veces complica a los afiliados porque, a veces, el hecho de tener que hacer un trámite previo para acceder a un medicamento que te lo venden en la farmacia, implica que terminen pagando el importe total porque, o no estaba el médico ese dia, o se les acabó y lo necesitaban de urgencia. Hay algunos que tiene la suerte de tener familia que les puedan hacer los trámites o gozan de la salud suficiente como para ir por su cuenta, pero otros no, por eso, las recetas online es un buen paso”, argumenta la abogada María José Pueyo,  especialista en Seguridad Social.

La implementación de las recetas electrónicas es una consecuencia al aislamiento social y obligatorio, como prevención al contagio de COVID-19, de las personas mayores de 60 años ya que son factores de riesgo. Este trámite lo deben realizar los médicos a través de la página web de PAMI y su carga se envía a la farmacia más cercana al domicilio del afiliado. Lamentablemente, este tipo de recetas es válido solamente para los medicamentos que requieren de prescripción médica, dejando afuera los de mayor consumo.

Medicamentos: genéricos o marca comercial

Del listado de más de 8000 medicamentos que figuran en PAMI, se distinguen 3600 drogas activas, por lo cual dicha cobertura se divide por presentación del medicamento y laboratorio que lo fabrica. La oferta de laboratorios que proveen la misma droga implica que la variación del precio del producto depende de la demanda del mercado.

El Losartán es un medicamento de venta libre que regula la presión y se encuentra dentro de los 50 medicamentos más consumidos por los afiliados de PAMI. Previo a su incorporación como genérico dentro del Nuevo Vademécum, la cobertura del mismo variaba entre el 50 y el 80% dependiendo de la presentación.

Ahora bien, de todas las ofertas del Losartán, los más consumido son las marcas comerciales de los laboratorios Roemmers (Losacor) y Casasco (Loplac) de $160,83 y $166,69. El precio de este medicamento, en su presentación de 50mg por 30 comprimidos, varía desde $67,10 hasta $190,55 con un promedio de $147,38, precio inferior al que acceden los afiliados de mayor consumo.

Al consultar con el Dr. Leyria, nos comenta que la decisión de los medicamentos depende de los médicos ya que, como se explicaba previamente, la situación de los de venta libre. “Desde PAMI se prevee oferta de los medicamentos para que, en el caso de que aumente la demanda, los afiliados no tengan que pagar precios desorbitados. A su vez, se cuenta con la posibilidad del acceso a los genéricos, pero como te digo, depende de los médicos.”

En relación con esto, Pueyo advierte que es de público conocimiento, los acuerdos tácitos entre los laboratorios y los médicos: “Se prescribe mucho al nombre del medicamento según el laboratorio. Se sabe que tienen esos ‘convenios’ que se dan a través de los visitadores médicos. No es por desprestigiar la profesión pero su trabajo es arreglar con los médicos la venta de sus productos por regalos o membresías.”

A la mitad de la lista de los medicamentos más consumidos está el Alprazolam, fármaco utilizado en las personas mayores como droga tranquilizante. Su cobertura es del 50% para afiliados del PAMI y su precio varía entre los $131,78 y $17,96. Su versión más vendida es la del laboratorio Gador, mayormente conocido como “Alplax” siendo uno de las marcas comerciales más cara de la lista de ofrecidos por la obra social, con un precio de $112,68, aplicado el descuento.

A  las voces anteriores se suma Sandra, secretaria de un médico que presta sus servicios en PAMI y encargada de la elaboración de las recetas a los afiliados: “Es cierto que hay acuerdos definidos entre el médico y los laboratorios pero son término laborales y pensando en el bienestar de los pacientes. A cambio, los laboratorios, a través de sus visitadores, dejan muestras gratis las cuales el doctor reparte, sobre todo a los que se les hace más difícil acceder. La mayoría viene por más de tres remedios, y muchos no te los cubre PAMI o sí pero hasta dos cajas, como ser las tiras reactivas para los diabéticos que son muy caras».

A su vez, explica que no todos los laboratorios visitan a los médicos de PAMI y que muchos de ellos no cubren las presentaciones que requieren los pacientes y agrega, “Después también están los pacientes que te demandan la marca comercial. Es como la maña de la persona mayor de decir ‘toda mi vida tomé esta marca’, entonces prefiere gastar un poco más a cambiar de medicamento”. Entre los pedidos más frecuentes por marca comercial, según nos comenta, se encuentran el Tafirol (Paracetamol), Actron (Ibuprofeno) y el Alplax (Alprazolam).

Medicamentos y jubilación

Según un informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizado en febrero de este año, ilustra que la jubilación mínima aumentó de un 268% entre mayo de 2015 y dicho mes. A su vez, se les otorgó un bono extraordinario de $5000 a los jubilados y pensionados que para ese momento cobraban $14.068, generando un aumento de casi el 400%.

Sin embargo, el precio de los medicamentos entre mayo de 2015 y noviembre del 2019 aumentó escalonadamente, llegando a su pico con 490%, para luego reducirse al 455% en diciembre de dicho año.

Este gráfico permite visualizar, no solo el aumento de precios de los medicamentos que
consumen los jubilados mensualmente, sino también, la variación de la jubilación mínima, que alcanzó un estimado de 343% con ayuda del bono lanzado por el gobierno de turno.

Pese a esto, durante el gobierno de Cambiemos, el aumento inflacionario de los medicamentos dejó a muchas personas mayores en una zona de marginalidad, sin poder adquirir los insumos necesarios para sobrellevar su enfermedad. No obstante, se espera que la puesta en marcha del nuevo Vademecum, junto con el aumento de la jubilación mínima que alcanza los $16.864 para el mes de junio, realce los números para un mejor bienestar en la salud de nuestros adultos mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *